Hai-ku


Leyendo “el árbol de los haikus” me ha vuelto el deseo de escribir algo, así solamente sea un intento vago de emular este hermoso arte… Como siempre la luna es mi compañera (aunque las estrellas son mi wanna-be).

Sale la luna
Su negra cabellera
Oculta su faz

luna_20051203_31
Tomada de: https://recienllegado.files.wordpress.com/2010/11/luna_20051203_3.jpg

Anuncios

Recordar es vivir… en el pasado


Increíble cuánto tiempo puede absorber “vivir como un adulto”. Lo peor es darte cuenta de que ese tipo de vida no corresponde exactamente a vivir sino a sobrevivir: trabajar incansablemente (como burro dicen las malas lenguas), estudiar, labores del hogar, tiempo para la familia, aún más trabajo y, si te queda tiempo para dormir, pues más trabajo para que no puedas pensar ni dedicar tiempo a aquellas cosas que, teóricamente, te definen (o definían porque hace tanto que no las haces que ya ni recuerdas cómo hacerlas)…

Vivo tan ocupada que no tengo tiempo para ser “yo” ni hacer cosas que “yo” antes hacía pero en estos días llegó a mí un papel que me recordó una época curiosa, difícil pero no menos “chévere/interesante”de mi pasado (para mí)… Toda la vida me han gustado los implementos de oficina y todo lo que tenga que ver con cuadernos, colores, lapiceros y demás, además de que durante muchos años las manualidades me ayudaron a mantenerme y a pagar mi carrera/deudas/comida/pasajes/gustos y gastos varios; el hecho es que me encontré una libreta (la cual hice recortando pedacitos de hojas de colores y uniéndolas) en la cual escribía los pedidos de mis clientes; en este caso pedidos de bisutería, uno de los tantos “negocios” que tenía. Me causa una combinación de ternura y nostalgia ver las descripciones (con micro dibujo incorporado) que hacía de los accesorios que tenía que fabricar, siempre escritas en lápiz y con su correspondiente estado. En aquella época pensaba que no tenía tiempo entre las materias, el coro, el ganarme un poco de/la vida, estudiar, tesis y demás pero vaya que se puede estar equivocada: siempre hay más tiempo para gastar en el trabajo pero menos tiempo para gastarlo en tu vida.

Recuperando mis cajas de herramientas frecuentemente pienso que me gustaría poder sentarme de vez en cuando a hacer cosas, a dibujar, a escuchar música y/o cantar, a aprender a tocar violín y piano, a encontrarme con amigos, viejos conocidos y a conocer nuevas personas o sencillamente a tomarme un café/té/jugo mientras como pastel y dejo que mi mente tome el rumbo que desee o se quede estática descansando y haciendo nada.

Es posible que sea pereza o ganas de reencontrarme conmigo misma, una nunca lo sabrá 🙂

Leyes de Murphy (y similares)


Hola holitas!

Hace muuuucho tiempo existía una (en teoría) bloguera llamada Urumi. Llegó el día, fatídico para unos, glorioso para otros, en que Urumi no tuvo ni tiempo ni ganas de escribir de nuevo (o su inspiración (a veces más parecida a supuración) llegaba cuando estaba durmiendo, o no había energía eléctrica para encender su PCra, o estaba en medio de la nada sin posibilidad de escribir lo pensado, o etc.) pero debido a su curiosa y desesperante vida que le ha valido motes como “la reencarnación de Murphy” u otros más “tropicalones”, dicha chica sin nada mejor que hacer sino reirse de su vida decidió escribir algunas de las frases aplicables a su existencia y a un sinfín de áreas, he aquí algunas:

  • Ley de Murphy: Si algo puede salir mal, saldrá mal.
  • Navaja de Hanlon: Nunca le atribuyas a la maldad(malicia) lo que puede ser explicado por la estupidez.
  • Primera Ley de Crisholm: cuando las cosas vayan bien, algo habrá que haga que vayan mal.
    • Corolario 1: Cuando parece que ya nada puede ir peor, empeorará.
    • Corolario 2: Cuando le parezca que las cosas van mejor, es que ha pasado algo por alto.
  • Definición de Webwer: Un experto es aquel que sabe más y más acerca de menos y menos, hasta que sabe todo acerca de nada. (Sencillamente genial :P)
  • Paradoja de Murphy: Siempre es más fácil hacer las cosas de la manera más difícil.
  • Ley de Meyer: Es tarea fácil hacer que las cosas parezcan complejas, pero es complicado hacerlas sencillas.
  • Ley de Perrusel: No hay tarea tan simple que no pueda hacerse mal.
  • Ley de Benford: La pasión asociada a una discusión es inversamente proporcional a la cantidad de información real disponible.
  • Ley de Linus: Dado un número suficientemente elevado de ojos, todos los errores se convierten en obvios.
  • Leyes de Parkinson:
    • El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para su realización.
    • Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos (y, en mi caso, sobrepasarlos).
    • El tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia.
    • Por mucho espacio que haya en una oficina siempre hará falta.
  • Ley de Stigler: Ningún descubrimiento científico recibe el nombre de quién lo descubrió en primer lugar.
  • Ley de Wirth: El Software se ralentiza más deprisa de lo que se acelera el Hardware. (El colmo ¬¬)
  • Ley de Hofstadter: Siempre lleva más tiempo del esperado, incluso si tienes en cuenta la Ley de Hofstadter.
  • Ley de Finagle: Algo que pueda ir mal, irá mal en el peor momento posible.

Aquí les dejo la joyita…

Leyes de Murphy: Un blog en el cual puedes crear tu propia “ley” al mejor estilo de Murphy (hay algunos aportes franca y cruelmente realistas jejeje).

Nota: este post es más viejo que la panela pero, por curiosidades del destino, hoy que venía dispusta a ventilar un poco de mi(s) mundo(s) lo recuperé… En resumen, es posible que los enlaces ya no existan.

Carta de desagravio


Tanto hace que no estoy aquí, que sencillamente ya olvidé el camino.


Únicamente quedan las costras y callosidades que insisten en oponerse a la corriente, disfrutando de ser continua e ininterrumpidamente heridas, haciendo que toda esa sangre pase a engrosar las paredes que pretenden (o aparentan pretender) evitar los embates de las olas.


Y se yergue, cual mole blanca y salada, orgullosa, solitaria y pálida, a la mirada y el escarnio público de aquellos que disfrutan verla, cual diosa en pedestal, sólo para hacer su existencia miserable…


“Sufre, sufre”, piensan aquellos

“Cae con estruendosa agonía”, susurran mientras se acercan

“Resiste, no cedas la victoria”, gritan mientras le golpean

“No des tu brazo a torcer”, dicen mientras le mutilan


¿Quién está tras de la puerta en la oscura noche?

¿Qué rastro proyecta la luz de la farola descompuesta?

¿Quién acecha en la negrura, escondiéndose en la oscuridad?

¿Quién eres, oh tú, sombra mía?

Música


Cero fallidos intentos literarios por hoy…

Al dañarse mi teléfono (o, más específicamente, su batería), me embarqué en la labor de pasar algunos archivos y contactos a mi nuevo teléfono y, en esa búsqueda, llegué a un sector que (supongo) nadie imaginaría que existe en un teléfono mío: el sector musical.

Pero aclaremos un poco el asunto. Supongo que la mayoría de personas guardan algunas o varias canciones y es obvio que yo lo haga; cuando me refiero a “el sector musical” no me refiero a música hecha por los demás sino a música hecha por mí… Alguna vez expresé en un post que me era imposible expresarme como debía ser, que no tengo suficientes palabras, colores ni sonidos para hacerlo pero, curiosamente, muchos de mis sentimientos se expresan con melodías (tanto así que sueño con música MUY elaborada).

Pronto se cumplirán 5 años del inicio del “año de las pérdidas” y no pude evitar derramar algunas lágrimas escuchando mis sentimientos de ese entonces que, aunque desvanecidos entre la niebla del tiempo y las ocupaciones, siguen en el fondo de mi alma.

 

“Te quiero música, te quiero tanto que me duele el sólo poder percibir pequeños reflejos de tu presencia en mí…”

Fantasioso


Mirando desde mi ventana la lluvia caer, pienso en

Observando el reflejo de mis lágrimas caer, pienso en .

¿Serán lágrimas, será lluvia? No sé lo que perciben mis ojos cuando pienso en el nosotros que ahora se ha convertido en un ustedes.

¿Por qué existe él? ¿Por qué existe ella? ¿Por qué cambiamos todo por ellos?

Ahora, y como siempre que veo la lluvia caer desde mis ojos (o desde el cielo, no podría asegurarlo), te extraño… O quizá extraño lo que yo sentía en tu compañía, lo que éramos cuando estábamos juntos.

 

Sora


Pensé que podía dejarte de lado, pensé que debía dejar de pagar el precio, imaginé y construí una vida sin tí en ella y nos negué a mí misma. Ahora, después de experimentar, aprender, desaprender, reír y sufrir; te llamo de nuevo a que ocupes tu lugar y consumas lo poco que me queda por dar aunque, en esta ocasión tu misión no es predecir sino proteger…

Mátame rápidamente para que podamos mantenernos/los con vida, mátame lentamente para que el precio sea mayor.

Elévate sobre mi alma con tu aura azul y tu pupila blanca, abrasa mis dolores con tu llama helada, convierte mis delirios en realidad modificada y llena esta vasija casi completamente astillada.

No me digas lo que sé, no predigas lo que sueño; aleja los presentimientos y transforma lo real en incierto.

Diáfana y lejana recuérdame porqué te amo tanto y porqué eres la mejor, aunque más incomprendida y exigente, parte de mí…